Rosca corrida en tornillos hex A490 y A325?

¿Cuándo puede utilizarse cuerda corrida y cuando no?

Durante mucho tiempo, nos hemos dado cuenta que algunos ingenieros y clientes suelen pedir tornillos hexagonales A490 y A325 en cuerda corrida ya que quieren evitar el contar con unos tornillos a la medida exacta y que no de la longitud deseada. Por esta razón, piden tornillos un poco más largos (en cuerda corrida) y así dicen asegurar que la tuerca llegue a apretar a la distancia necesaria. Esta común actividad es errónea y explicamos a continuación porque.

De acuerdo a la norma ASTM los tornillos normalmente deben tener cierta longitud de vástago dependiendo su largo. Esto ya que al unir dos juntas buscamos que éstas queden apoyadas en el vástago del tornillo en lugar de la rosca; incrementando la eficiencia de su funcionalidad.

El mismo estándar nos indica que al requerir tornillos hexagonales A325 y tornillos hexagonales A490 en rosca corrida debemos hacer referencia al “requerimiento S1” (S1 requirement). Este requerimiento nos indica cuando los tornillos hexagonales pueden ser rosca corrida y cuándo deben tener vástago. El requerimiento S1 nos dice que: “los tornillos hexagonales podrán ser rosca corrida, siempre y cuando no excedan 4 veces su diámetro en longitud, de lo contrario deberán tener vástago”.

Este punto es importante de tomar en cuenta para el desarrollo de obras y poder alcanzar así un máximo desempeño del material que se utiliza. 

Tener tornillos con vástago asegura la eficiencia de los tornillos en dos juntas de acero, por eso recomendamos no utilizar tornillos cuerda corrida en las medidas que no se acepten por la normatividad.